19 de agosto de 2016

MEMORABILIA GGM 853

Tiempo21
Las Tunas - Cuba.
10 de Agosto de 2016

Noticia
Estrenado en Bolivia filme
«Gabo y Fidel,
una amistad entrañable»

Prensa Latina - La Paz.

El documental «Gabo y Fidel, una amistad entrañable», del colombiano Lisandro Duque, fue estrenado en la ciudad boliviana de La Paz, como parte de los homenajes al líder histórico de la Revolución Cubana por su 90 cumpleaños.

La cinta refleja la relación fraterna entre Fidel Castro y el escritor colombiano Gabriel García Márquez, y cómo de esa gran amistad surgen iniciativas en favor de la cinematografía latinoamericana, explicó a Prensa Latina la realizadora Verónica Córdoba.
Añadió que la presentación aquí fue posible gracias al apoyo de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y a la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, con sede en Cuba.

Al estreno anoche de la cinta asistieron cientos de personas, entre ellos funcionarios del Gobierno, realizadores del séptimo arte, representantes de organizaciones sociales, médicos cubanos y miembros del cuerpo diplomático acreditado aquí.

Jorge Barrón, director ejecutivo de la videoteca Barbarroja e integrante del comité organizador «90 años de Fidel», expresó que con este filme se inicia un ciclo en homenaje a una figura entrañable, que constituye una luz para los revolucionarios del mundo y de América Latina.

También serán proyectadas las cintas Comandante, de Oliver Stone; Momentos con Fidel, de Rebeca Chávez; y Fidel, la historia no contada, de Estela Bravo.

Barrón informó que el programa incluye un simposio sobre el legado de su pensamiento, la exposición fotográfica «Fidel es Fidel», del cubano Roberto Chile, y un acto artístico cultural que tendrá lugar el viernes en el atrio de la Universidad Mayor de San Andrés.

Cerca de 30 artistas bolivianos participarán en esa cantata que terminará con 90 fuegos artificiales el 13 de agosto, día del cumpleaños del Comandante, informó Eric Valdés, Consejero de la embajada de Cuba en Bolivia.

De acuerdo con el diplomático, actos similares se efectuarán también en ciudades como Sucre, Cochabamba y Santa Cruz.

Fidel llevó el internacionalismo a su nivel más alto, dijo el funcionario a Prensa Latina, y declaró que más de cinco mil bolivianos se graduaron como médicos en la mayor de las Antillas y en estos momentos hay aquí 750 colaboradores de la salud cubanos.

Interrogado sobre las relaciones entre los dos países, afirmó que son excelentes. Son vínculos de amistad y fraternidad, dijo, y recordó que el año pasado el presidente Evo Morales viajó a Cuba para celebrar el cumpleaños 89 de Fidel.

** ** **

SinEmbargo.Mx
Ciudad de México
10 de agosto de 2016

Cultura y entretenimiento
Poniatowska conoció a
García Márquez bailando cumbia

EFE

Los literatos abrazados. Foto: Cuartoscuro

La Premio Cervantes 2013 confesó que, en ese entonces -corrían los años sesenta-, “Gabo no era el centro de la fiesta”, recordó que “un rayo de angustia atravesaba sus ojos”, hasta que se encerró en una casa a trabajar.

Elena Poniatowska conoció a Gabriel García Márquez en las fiestas que Carlos Fuentes organizaba en Ciudad de México. El colombiano, que aún no había escrito “Cien años de soledad”, bailaba cumbia. La mexicana hoy clausuró con un emotivo discurso el simposio en honor al nobel en Estados Unidos.

La Premio Cervantes 2013 confesó que, en ese entonces -corrían los años sesenta-, “Gabo no era el centro de la fiesta”, recordó que “un rayo de angustia atravesaba sus ojos”, hasta que se encerró en una casa a trabajar.

De ahí salió su novela más célebre, cuyo manuscrito tuvo que enviar en dos paquetes a la Editorial Sudamericana de Buenos Aires porque no tenía dinero para mandarlo todo de golpe: Debía varios meses de alquiler y algunas compras en la carnicería.

“‘Cien años de soledad’ acabó con todo, Gabo se sentó sobre el mundo entero”, dijo Poniatowska, quien se reivindica como una de sus amigas de “antes” en esa división cronológica que 1967 supuso en la vida del que sería premiado más adelante con un Nobel.

Para Poniatowska, “Cien años de soledad”, dio a los lectores latinoamericanos “una aureola de radiaciones que antes solo conocían los santos de la Iglesia”: “Ningún libro de autoayuda ha logrado el cambio de hábitos ni de fe en sí mismo como esta novela”, dijo.

“Si García Márquez, ese jovencito delgado y nervioso que subsistió en pensiones no hubiese tenido la urgencia de escribir para comer, no existiría ‘Cien años de soledad'”, aseveró su amiga mexicana.

Poniatowska clausuró así un simposio que abrió Salman Rushdie el miércoles en la Universidad de Texas en Austin y por el que han pasado escritores académicos, periodistas, expertos, amigos y familiares para hablar sobre el nobel en la institución que adquirió hace un año su archivo personal.

En esta última jornada, periodistas reivindicaron la faceta de reportero del nobel colombiano frente a su versión literaria, por la que es mundialmente conocido gracias a sus exitosas novelas.

Jaime Abello, director de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, que el nobel fundó, contrapuso el fabuloso realismo mágico de sus novelas al “pragmatismo mágico”, dijo, de su obra periodística.

Según Abello, en 1955, apenas con 28 años, García Márquez ya era “el reportero más exitoso de Colombia” y se preparaba para una carrera que lo llevaría a Europa y a Estados Unidos como corresponsal y a trabajar en Venezuela y México, a practicar un “periodismo por pasión muy orientado a la política de izquierdas” después de sus éxitos novelescos y a centrarse, finalmente, en la investigación, la ética y la enseñanza.

** ** ** 
EL ESPECTADOR
Bogotá - Colombia
14 de agosto de 2016

Cultura

Musa Erótica
Las putas tristes de Gabo
La última novela de Gabriel García Márquez es una disertación sobre el amor, el sexo, la vejez y la muerte, cuyo narrador es un viejo periodista que llega a los noventa años con ganas de regalarse, como él mismo lo dice, "una noche de amor loco con una adolescente virgen".

Por: Alberto Medina López

Rosa Cabarcas, dueña y señora de un famoso burdel, le buscó una doncella, como las que aparecen en La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata, la historia del nobel japonés que marca el origen de Memoria de mis putas tristes.
“Hasta donde me acuerdo tenías una tranca de galeote”, le dijo la matrona cuando lo condujo a la habitación de la niña que estaba dormida por una mezcla de bromuro y valenciana. Y así se quedó con ella, mirándola, tocándola suavemente, como lo hacía el viejo Eguchi con las bellas durmientes narcotizadas de la obra de Kawabata. “Aquella noche descubrí el placer inverosímil de contemplar el cuerpo de una mujer dormida sin los apremios del deseo o los estorbos del pudor”.
Los nombres de los protagonistas de la historia quedan en el anonimato. Del periodista, que cuenta su historia en primera persona, nunca se sabe cómo se llama. De la niña se conoce que tiene 14 años y que el viejo la bautiza caprichosamente como Delgadina, al igual que el personaje de un antiguo romance.
El hombre la siguió visitando y, poco a poco, la dueña del burdel le fue contando quién era. Supo que cumplía los quince y le compró una bicicleta. Esa noche “la besé por todo el cuerpo hasta quedarme sin aliento: la espina dorsal, vértebra por vértebra, hasta las nalgas lánguidas, el costado del lunar, el de su corazón inagotable”.
Era un hombre culto, que escribía columnas en un periódico. Ella era una niña que no sabía leer ni escribir, y que trabajaba pegando botones. Rosa Cabarcas era el ser que conectaba esos dos mundos extremos porque se movía a sus anchas entre los más pobres y entre los más ricos. Por eso pudo tapar con impunidad la muerte de un cliente, una noche en que el viejo columnista dejó de contemplar a la niña para ayudar a vestir el cadáver.
El periodista escribe su historia y reconstruye sus andanzas entre putas y burdeles. “Hasta los cincuenta años eran quinientas catorce mujeres con las que había estado por lo menos una vez. Interrumpí la lista cuando ya el cuerpo no me dio para tantas y podía seguir las cuentas sin papel”. De allí surgió el título que le dio al libro: Memoria de mis putas tristes.
Y es precisamente en estas memorias donde deja consignada la hora y el día en que conoció el buen amor a los noventa años.

** ** **
SinEmbargo.Mx
Ciudad de México
13 de agosto de 2016

FIDEL CASTRO Y LA LITERATURA:
Amigo de Gabriel García Márquez,
enemigo de Guillermo Cabrera Infante
A veces él mismo un personaje como salido de la literatura, el líder cubano cumple hoy 90 años, un hecho que entre otras cosas sirve para evocar su relación con importantes escritores latinoamericanos, entre ellos el autor de Cien años de soledad, un amigo fiel hasta la muerte

Por Mónica Maristain 
Leía bestsellers y los originales de las novelas de García Márquez, 
antes de que fueran publicadas. Foto: efe

Ciudad de México - Los 90 años de edad del líder cubano Fidel Castro son evocados hoy en todo el mundo mediante perfiles que a favor o en contra redimen la importancia de su figura en el pasado siglo XX.

En un segundo plano de la política en el país que gobierna su hermano Raúl, el hombre que según las autoridades cubanas ha sobrevivido a 600 intentos de asesinato, no contará en su cumpleaños con la presencia del amigo que le fue fiel hasta la muerte: el escritor Gabriel García Márquez (1927-2014).

Fue el escritor cubano Manuel Pereira, quien en una entrevista con SinEmbargo hace unas semanas, a propósito del quinto aniversario de la muerte de su colega y amigo Eliseo Alberto (1951-2011), definió los términos de esa relación que le valió entre otras cosas al autor de Cien años de soledad el alejamiento con “Lichi”.

“Gabo se alejó de Eliseo cuando éste escribió Informe contra mí mismo, una crítica al Gobierno de Cuba. García Márquez siempre fue más amigo de Fidel Castro que de la propia Revolución, lo cual es entendible por la personalidad magnética” del líder de La Habana, dijo Pereira.

Hombre escritor y lector, Fidel todavía afila el lápiz para dar a conocer textos como los recientes “Reflexiones” o “El hermano Obama”, donde expone sus impresiones sobre diversos asuntos de la política internacional, temas que ya no puede discutir con el Premio Nobel de Literatura colombiano, quien se mantuvo siempre a su lado, incluso cuando otros se “desencantaban” con el desarrollo de la Revolución.

FIDEL CASTRO Y EL BOOM LITERARIO

No fue sin embargo sólo la amistad con Gabriel García Márquez lo que hizo al hoy nonagenario Fidel Castro una personalidad trascendente para la cultura latinoamericana. De hecho, el conocido y seminal movimiento literario “El Boom” (fenómeno editorial y literario surgido en la década de los ’60) se generó en un contexto histórico donde la Revolución Cubana y su líder resultaron paradigmáticos para los escritores que lo integraron.

Autores como el argentino Julio Cortázar, el brasileño Jorge Amado, el chileno José Donoso, el peruano Mario Vargas Llosa, el mexicano Carlos Fuentes, el cubano Guillermo Cabrera Infante y el paraguayo Augusto Roa Bastos, entre otros, diseñaron cada uno en su estilo una literatura potente que tenía en el continente latinoamericano su principal motivo, su gran objeto de interés.

Pero si en los orígenes del movimiento literario la mayoría de los autores involucrados simpatizaba con la Revolución Cubana en general y con Fidel Castro en particular, dicha adhesión evolucionó en distintas direcciones con el correr del tiempo.

Si García Márquez se mantuvo al lado de Cuba, Mario Vargas Llosa rompió con la Revolución y con todo lo que ella representa, mostrándose hoy como un pensador en las antípodas de las corrientes de izquierda que defiende la isla.

El caso del cubano Guillermo Cabrera Infante (1929-2005), quien murió en el exilio en Londres descreído del castrismo al que adhirió con fervor en su juventud, dirigiendo por ejemplo el suplemento cultural Lunes de Revolución y publicando el libro de “cuentos socialistas” Así en la paz como en la guerra, un libro de cuentos de fervor socialista.

Las críticas a la omnipresencia soviética en los asuntos internos de Cuba, entre otros, le valieron al autor de Tres tristes tigres el despido del periódico y posteriormente la destitución como agregado cultural de la embajada de Cuba en Bruselas.

Poco tiempo después, el exilio perpetuo en Europa, la censura total de sus obras en Cuba y la construcción de la figura de “un intelectual enemigo” en la isla, al ritmo de un anticastrismo feroz que fue la bandera de Cabrera Infante hasta su muerte.

CASA DE LAS AMÉRICAS

Fundada en La Habana en 1959, la institución Casa de las Américas, publicando una revista y otorgando un premio literario anual del mismo nombre, resultó trascendente para la difusión de los escritores latinoamericanos del Boom y los que vinieron después como los chilenos Antonio Skármeta, Enrique Lihn y Poli Délano.

Fidel mantuvo siempre el ojo atento al organismo bajo cuya égida se llevó a cabo una edición masiva de Paradiso, de José Lezama Lima y del cual Vargas Llosa llegó a ser miembro de su consejo directivo. Poco a poco, junto a autores cubanos como Severo Sarduy, el mencionado Cabrera Infante, Reynaldo Arenas, Virgilio Piñera, Pablo Armando Fernández, Norberto Fuentes, Jesús Díaz y el famoso Heberto Padilla, entre otros, el autor de Conversación en la catedral, se fue alejando de Castro y de la Revolución otrora loada.

Julio Cortázar y el nicaragüense Ernesto Cardenal, entre los firmes adherentes al régimen cubano, una postura que no transformaron pese al sonado caso de Heberto Padilla, un parteaguas en el ideario de los escritores latinoamericanos en los ’70.

Heberto Padilla (1932-2000) fue un poeta disidente cubano que murió en el exilio de Estados Unidos, a los 68 años de edad.

Pasó a la historia no sólo por su reconocida calidad literaria, sino también como la figura que en el continente obligó a tomar posturas frente a una Revolución que si bien había concitado simpatías en sus inicios, fue generando un número importante de disidentes entre los que el autor de Las rosas audaces y El justo tiempo humano se convirtió en paradigma, cuando en 1971 fue encarcelado a raíz de las críticas al castrismo sustanciadas sobre todo en su libro de 1968, Fuera de juego.

Posteriormente, fue autorizado por Fidel Castro a abandonar el país y emigrar a Estados Unidos, lo que no impidió que el líder cubano secuestrara su novela En mi jardín pastan los héroes, publicada en España 10 años después.

En su tiempo, intelectuales de todo el mundo como Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Octavio Paz, Julio Cortázar, Marguerite Duras, Ítalo Calvino, Susan Sontag y Roberto Juarroz, entre otros, clamaron por la salida de prisión de Padilla, quien desde la cárcel escribió una carta de retractación en la que nadie creyó. El abismo estaba instalado y ocasionó la renuncia de Vargas Llosa al Comité de Casa de las Américas.

EL ENCANTADOR DE SERPIENTES

Hoy, Fidel Castro cumple 90 años y han pasado ya 42 desde que el escritor y diplomático chileno Jorge Edwards publicara por Seix Barral su polémica novela Persona non grata, de la que en 2014 se conoció una versión corregida y aumentada.

La última edición contiene también cartas inéditas a Edwards escritas por Graham Green, Arthur Miller, Carlos Prats y Guillermo Cabrera Infante. Este último aplaudía el “magistral” retrato que el diplomático chileno hacía en su libro de Fidel Castro, “con su mezcla de esquizofrénico y gran actor”.

Edwards, Premio Cervantes 1999, llegó a La Habana en 1970, como encargado de Negocios de Chile en Cuba, con el fin de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países al llegar Salvador Allende al poder. Pero su estancia apenas duró tres meses y medio, ya que fue prácticamente expulsado por el régimen.

Edwards fue uno de los primeros eruditos latinoamericanos que se distanció de Castro y dejó de ser “el típico intelectual de izquierdas” que dio forma a toda una corriente literaria y de pensamiento político en la mitad del siglo XX latinoamericano.

Entrevistado recientemente por la agencia efe, descartó todo encuentro con Fidel. “Le temo más a la sonrisa y al abrazo de ese encantador de serpientes, que el palo que me pudiera dar”, dijo.

** ** **

EL TIEMPO
Bogotá – Colombia
10 de agosto de 2016
Noticia

Este viernes empieza a circular
el nuevo billete de 50.000 pesos
Rinde homenaje al nobel Gabriel García Márquez.

Por: EL TIEMPO.COM |


El Banco de la República pondrá en circulación este 19 de agosto el nuevo billete de 50.000 pesos, con el que se rinde un homenaje al nobel de literatura Gabriel García Márquez. La presentación del papel moneda se llevará a cabo en Santa Marta.
El billete de 50.000 pesos trae la imagen del fallecido nobel de literatura Gabriel García Márquez. Foto: Banco de la República

Este es el tercero de la nueva familia de billetes que saldrá a circulación y estará disponible para cambio en las tesorerías del banco.

El pasado 31 de marzo se realizó la entrega del billete de $ 100.000, el cual tiene la imagen del expresidente Carlos Lleras Restrepo, así como la ilustración del Valle del Cocora en el Quindío.

Posteriormente, el 30 de junio se puso en circulación el de $ 20.000, en donde se puede observar la imagen del exmandatario Alfonso López Michelsen.

Se tiene previsto también la divulgación del nuevo papel moneda de $2.000, $5.000 y $10.000.


30 de julio de 2016

MEMORABILIA GGM 852



Sputnik Mundo
En la WEB –
Julio de 2016

Rodolfo Walsh, periodista

Rodolfo Walsh, ícono
del periodismo latinoamericano


Por Vicky Peláez

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: Esos son imprescindibles

(Bertolt Brecht, 1898-1956)
Rodolfo Walsh
 
Una escueta nota periodística sobre la detención en Brasil del exagente de la Escuela de Mecánica de la Armada argentina, Roberto Oscar González, alias 'Fedo', acusado de participar en 1977 en el asesinato de Rodolfo Walsh, hizo aflorar en la memoria latinoamericana los recuerdos de aquel escritor, periodista y luchador social argentino.

De espíritu analítico, reflexivo, aventurero, siempre romántico, combativo y autocrítico, Rodolfo Walsh se había convertido en un ícono del periodismo de investigación en Latinoamérica.

El periodismo para Walsh, en definición de Gabriel García Márquez, había sido "una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por confrontación descarnada con la realidad".

Rodolfo Walsh estaba en permanente búsqueda de esta realidad que se agudizó, como él mismo lo explica, tanto en su relación con la literatura como con el periodismo en 1967.

Según su propia conclusión, "mi relación con la literatura se da en dos etapas: de sobrevalorización y mistificación hasta 1967…, de desvalorización y paulatino rechazo a partir de 1968, cuando la tarea política se vuelve una alternativa". Para llegar a este quiebre en su vida de escritor tenían que pasar muchos acontecimientos políticos cuya vorágine lo llevó desde el despertar definitivo de su conciencia social hacia la lucha contra la injusticia y, en especial, contra el terrorismo de estado.

Mientras tanto, para un joven de 17 años que dejó después de dos cursos la carrera de Letras en la Universidad de la Plata para buscarse la vida como obrero, lavacopas, limpiador de ventanas y corrector en la editorial Hachette, la vida se presentaba como una oportunidad de encontrarse a sí mismo y a su propio destino. Poco a poco empezó a publicar artículos en las revistas Leoplán, Panorama y Lea y Vea. Descubrió también su pasión por los cuentos policiales y en especial por el relato policial clásico que debía seguir reglas precisas, como lo hacía Jorge Luis Borges, y que consistían en la confrontación de los testigos, la trampa para descubrir al delincuente y la interpretación de los indicios materiales.

Como un buen aficionado al ajedrez, Walsh también utilizaba en sus cuentos la técnica de Zugzwang, cuando el detective pone al delincuente en una posición en la cual cualquier movimiento suyo puede empeorar su situación.

En aquella época, Rodolfo Walsh estaba todavía en la etapa del desarrollo intelectual que Antonio Gramsci llamaba estado "despolitizado", aunque su novela 'Operación Masacre' (1957) ya representaba un género de la novela testimonio de "un fusilado que vive", que desenmascaró la versión oficial de los hechos y mostró la cruda realidad de la represión desatada contra la insurrección peronista por la dictadura auto determinada Revolución Libertadora argentina. Walsh pensó ganar con esta novela en la categoría de 'no ficción' el Premio Pulitzer y convertirse en un gran personaje del periodismo, pero el Gobierno argentino le preparó una sorpresa convirtiéndolo en un proscrito. Tuvo que cambiar de nombre, con la ayuda de un policía amigo, y usar una cédula de identidad a nombre de Norberto Pedro Freyre. A pesar de que su novela testimonio 'Operación Masacre' se adelantó en nueve años a 'A Sangre Fría' (In Cold Blood) de Truman Capote, este periodista y escritor norteamericano sigue siendo considerado como el iniciador del género novela testimonio en Occidente.

En 1959, Rodolfo Walsh recibió la invitación de un joven periodista de radio argentino, Ricardo Masetti, con quien compartió una fugaz experiencia en la Alianza Nacionalista a viajar a Cuba para fundar una agencia de noticias junto con Gabriel García Márquez, Aroldo Wall, Rogelio García Lupo. Los periodistas decidieron crear Prensa Latina, una agencia que por la calidad y veracidad de sus artículos, en la percepción de Masetti, tendría que superar a sus homólogas tanto capitalistas como comunistas. La idea de esta agencia, como lo afirmó Fidel Castro, era "hacer que la prensa de América Latina estuviera en posesión de medios que le permitan conocer la verdad y no ser víctima de las mentiras de los monopolios". Ricardo Masetti fue nombrado, a instancias de Che Guevara, director general de Prensa Latina.

Masetti, tomando en cuenta las cualidades excepcionales investigativas de Rodolfo Walsh, que era capaz de desenredar la madeja de conspiraciones políticas, policiales y la desinformación con un talento inédito, le puso a cargo del Departamento de Servicios Especiales. Y no se equivocó en su designación. Rodolfo Walsh compartía la idea de Masetti de que las "dos cualidades esenciales del periodista son exactitud y rapidez" y los dos procesaban cerca de 400 cables diarios reproducidos por cerca de 1.200 medios en todo el mundo.

Una vez, cuando estaban revisando la información, encontraron un cable de la Tropical Cable, una sucursal del All American Cable en Guatemala. El mensaje era largo y encriptado. Entonces, Rodolfo Walsh se empeñó en descifrarlo con la ayuda de un manual de criptografía que consiguió en una librería de La Habana. Como lo describió Gabriel García Márquez en el artículo 'Playa Girón y el escritor que se adelantó a la CIA' (1961), Rodolfo Walsh "lo consiguió al cabo de muchas noches insomnes. El cable estaba escrito por un agente de la CIA de la Embajada de EEUU en Guatemala y era un informe minucioso de los preparativos de un desembarco armado en Cuba por cuenta del Gobierno norteamericano. Se informaba inclusive que los reclutas iban a prepararse en la hacienda de Retalhuleu, un antiguo cafetal en el norte de Guatemala". 

Precisamente en Cuba, viendo la lucha cubana por construir una sociedad nueva, enfrentándose cada día a los intentos del Gran Patrón de no permitirlo y expuesto a un torrente de información sobre la intromisión norteamericana en América Latina para preservarla como su "patio trasero", se despierta en Rodolfo Walsh la conciencia de clase, comenzando el proceso de transición del periodista y el escritor a lo que Antonio Gramsci llamaba "intelectual orgánico". Walsh se identifica con la lucha revolucionaria sin perder la capacidad de reflexión, pensamiento libre, flexible y al mismo tiempo crítico.

En 1961, Walsh regresa a Argentina y empieza su actividad revolucionaria, ligada siempre al análisis de la información en términos de las tareas de inteligencia y contrainteligencia, primero, en las Fuerzas Armadas Peronistas, después en las Fuerzas Armadas Revolucionarias y, finalmente, en 1973 se unió a la organización político-militar Montoneros. Recibió el grado de Oficial 2 y el alias 'Esteban', encargado del Departamento de Informaciones. A pesar de lo difícil de la actividad clandestina no dejó de escribir.

En esta época, salen sus dos obras de teatro: 'La granada' (1965) y 'La batalla' (1965). También publica 'Los oficios terrestres' (1966), 'Un kilo de oro' (1967), '¿Quién mató a Rosendo?' (1969), 'Caso Satanowsky'. Su cuento 'Esa Mujer', escrito en 1966, se considera como uno de los más importantes o quizás el mejor cuento de la historia literaria argentina. El relato gira alrededor de la figura mítica de Eva Perón y su cadáver embalsamado. También en 1973 se estrenó la película 'Operación masacre'.

Su lucha revolucionaria clandestina, Rodolfo Walsh la combinaba con el trabajo en el diario Noticias, donde dirigía la sección policial y enseñaba los secretos del periodismo a un grupo de jóvenes, entre los cuales estaba su hija Patricia. En el mismo diario trabajaban el poeta Juan Gelman, Horacio Verbitsky, Fabián Domínguez, Paco Urondo… A pesar de su popularidad, el diario duró solamente nueve meses y fue clausurado brutalmente después de varios ataques de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), cuyos miembros buscaron durante el allanamiento la mesa de Rodolfo Walsh, según su colega Fabián Domínguez, pensando encontrar allí las claves de su "pensamiento subversivo".

Después del golpe de Estado, el 24 de marzo de 1976, le tocó a Rodolfo Walsh la peor desgracia que le puede tocar a un padre. Su hija María Victoria (Vicky), del primer matrimonio, también militante de Montoneros, fue abatida en un enfrentamiento con el Ejército. Walsh escribió una Carta a Vicky en la que hace referencia a su memoria y al recuerdo. La carta reza: "no podré despedirme de vos, vos sabes por qué. Nosotros morimos perseguidos, en la oscuridad. El verdadero cementerio es la memoria. Allí te guardo, te acuno, te celebro y quizá te envidio, querida mía". Pocos meses después, fue asesinado también Paco Urondo, amigo y colega de Walsh.

Pero Rodolfo no se rendía y, en junio de 1976, en respuesta a la censura y represión de la dictadura militar, creó la Agencia de Noticias Clandestinas (ANCLA) y la Cadena de la Información. Era un sistema de distribución de información de mano a mano de folletos. En su primera página, pedía a cada lector: "reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información".

Durante unos ocho meses, los cuatro periodistas que componían la redacción, Rodolfo Walsh, Carlos Álvarez, Lucila Pagliai, Lila Pastoriza, usando cuatro máquinas de escribir, un mimeógrafo, algunos archivos, papel de biblia, sobres y una lista de destinatarios, lograron distribuir más de 200 cables de información. Pero el cerco del Grupo de Tareas 3.3.2 de la ESMA ya estaba estrechándose cada más alrededor de Rodolfo Walsh.

Uno de los detenidos de los Montoneros, José María Salgado, capturado en marzo de 1977, había confesado bajo tortura los datos con que el Grupo de Tareas logró arreglar una cita "cantada" con Walsh, el 25 de marzo de 1977. Aquella noche el GT332, dirigido por el capitán de fragata Jorge Eduardo 'El Tigre' Acosta, emboscó a Rodolfo para secuestrarlo. Walsh se enfrentó a 10 hombres armados con su pistola Walter PPK calibre 22. Fue el subcomisario Ernesto Weber ('222') quién disparó contra Rodolfo Walsh, segando su vida a los 50 años. En la madrugada del día siguiente, los miembros del GT332 acribillaron la fachada de la casa donde vivía el periodista, robaron todo lo que tenía algún valor y, entre ello, el último cuento de Walsh que está reclamando hasta ahora su hija Patricia, 'Juan que iba por el río'.

Parece que Rodolfo Walsh presentía su muerte y un día antes de su asesinato mandó a los medios de comunicación una 'Carta abierta de un escritor a la Junta Militar'. Por supuesto, la Carta no fue publicada por ningún medio local, pero, poco a poco, llegó a ser distribuida en el extranjero haciendo conocer al mundo entero las barbaridades de la Junta Militar. En ella, Walsh denuncia la desaparición de 15.000 personas, 4.000 muertos y 10.000 presos, decenas de miles de desterrados, el resultado de "un año de ese terror". Gabriel García Márquez llamó esta misiva de Rodolfo Walsh una carta "universal", en la que el escritor y periodista denuncia los métodos y objetivos de la dictadura militar, desnuda todo el horror de desapariciones y los campos de tortura y de exterminio. También Rodolfo Walsh desenmascara la política económica de la Junta Militar en poder de la oligarquía y la banca internacional.

Dicen que el tiempo pone todo en orden. De los diez hombres del GT332 que segaron la vida de Walsh, seis, incluyendo al 'Tigre' Acosta, están purgando la cadena perpetua, Juan Carlos Fotea fue condenado a 25 años de cárcel, Pedro Salvia murió, Roberto González fue recientemente detenido y Juan Carlos Rolón fue absuelto. Sin embargo, hasta ahora, no se sabe qué pasó con el cuerpo de Rodolfo Walsh. Solamente se presume que fue quemado en el campo deportivo de la ESMA, lo que habitualmente se hacía con los detenidos desaparecidos en el caso de que no fueran arrojados al río o al mar en los 'vuelos de la muerte'.

Hace poco, su hija Patricia dijo que su padre "no desaparecerá nunca, porque en cada acto de los que se reivindican su militancia y su obra, aparecen cada uno de los jóvenes que lo homenajean". La escritora y pensadora paraguaya Zenda Liendivit escribió que "el cuerpo que no está, el cuerpo desaparecido, el cuerpo violentado, será siempre el espacio donde se almacenará la verdad… Los muertos y desaparecidos como Walsh, permanecen rebeldemente vivos para seguir contando otra versión de la historia".



** ** **

EL PAIS
Cali – Colombia
25 de julio de 2016

Columna de opinión

El país de la desmesura

Por Pedro Medellín Torres

Hoy hace 22 años se publicaba en los diarios, uno de los más impactantes discursos de Gabriel García Márquez. Bajo el título de ‘Un país al alcance de los niños’, escrito a propósito de la entrega del Informe de la Misión de Sabios, el Nobel hacía la más precisa descripción de lo que somos los colombianos.

Era 1994. Vivíamos el júbilo de la nueva Constitución. El país aplaudía la paz que venía con la firma de los Acuerdos con el M-19, a los que seguiría la reforma democrática, la apertura económica y la descentralización política. Los nombres de Gaviria, Santos, De la Calle, Navarro, Pardo o Cepeda, eran proclamados como los portadores del cambio.

Sin embargo, con su discurso García Márquez nos aterrizaba a la realidad. En medio del júbilo, dibujaba con precisión los rasgos que caracterizan a los colombianos: “Dos dones naturales nos han ayudado a suplir los vacíos de nuestra condición cultural y social, y a buscar a tientas nuestra identidad. Uno es el don de la creatividad, expresión superior de la inteligencia humana. El otro es una arrasadora determinación de ascenso personal. Ambos, ayudados por una astucia casi sobrenatural, y tan útil para el bien como para el mal…” Eran los rasgos que han regido la elaboración de las leyes, el desarrollo de los negocios, o la vida familiar. Cada quien empujando proyectos impensados, pero con un arribismo que no deja ver la complejidad ni continuidad de la tarea. Pero a la creatividad no le seguía el trabajo perseverante, así como al espíritu de ascenso personal tampoco le interesó la defensa de lo público.

Son los rasgos que nos hacen saber que, como escribe el nobel, “Somos conscientes de nuestros males, pero nos hemos desgastado luchando contra los síntomas mientras las causas se eternizan. Nos han escrito y oficializado una versión complaciente de la historia, hecha más para esconder que para clarificar, en la cual se perpetúan vicios originales, se ganan batallas que nunca se dieron y se sacralizan glorias que nunca merecimos... Pues nos complacemos en el ensueño de que la historia no se parezca a la Colombia en que vivimos, sino que Colombia termine por parecerse a su historia escrita”.

Han pasado dos décadas y los problemas, como los nombres, siguen siendo los mismos. Antes que la paz, la guerra sigue imponiendo su régimen de terror, con masacres y atropellos no conocidos; la reforma democrática, sigue aplazada por la incapacidad del sistema para abrirse; la apertura económica ya traducida en un desbalance que hoy nos tiene pagando más de lo que producimos; y la descentralización no quedó más que en una invocación democratera. Y mientras todo se decide en Bogotá, en el resto del país siguen grandes porciones del territorio sin la atención ni la presencia del Estado.

Hoy, dos décadas después, estamos con los mismos nombres y los mismos argumentos. Esperando que tras los acuerdos con las Farc venga la paz y la prosperidad prometida. Y unos forzados a decidir por el sí a la paz, con la seguridad de que opten por esta vía serán acusados de entregar el país; así como a los que voten por el no se les considerará como promotores de la guerra. Todo porque no hay términos medios.

Porque, como dice Gabo, “Nuestra insignia es la desmesura. En todo: en lo bueno y en lo malo, en el amor y en el odio, en el júbilo de un triunfo y en la amargura de una derrota. Destruimos a los ídolos con la misma pasión con que los creamos. Somos intuitivos, autodidactas espontáneos y rápidos, y trabajadores encarnizados, pero nos enloquece la sola idea del dinero fácil. Tenemos en el mismo corazón la misma cantidad de rencor político y de olvido histórico”. Es la insignia que marcará el futuro en las próximas dos décadas en las que seguramente estaremos celebrando el fin del conflicto con el ELN y ansiando la paz prometida desde 1991.

** ** **

LISTIN DIARIO
Santo Domingo – R. Dominicana
28 de julio de 2016

Literatura

La amistad entre Bosch y el Gabo
El Gabo visito RD para celebrar el cumpleaños de Bosch

Por José Henríquez


Juan Bosh

La amistad del escritor colombiano Gabriel García Márquez, ''El Gabo'', y el escritor dominicano Juan Bosch fue inquebrantable.  En honor a ellos publico estas líneas porque estoy de vacaciones en Manizales, Colombia, ciudad de la cordillera andina. ¡Invoco la belleza de Manizales! Sus paisajes y su gente me tienen poseído. El Racinto del Pensamiento me impresionó: es un Paradisso para la poiesis. Bien lo dijo José Luis Restrepo, ex alcalde de Manizales, prologuista del libro Manizales, de Elvira de Restrepo: ¨Manizales, ciudad hincada sobre el lomo cordilleral del sistema andino es una ciudad que no se olvida fácilmente¨...

Los dominicanos tampoco olvidamos fácilmente la gratitud del Gabo, Premio Nobel de Literatura, hacia el profesor Juan Bosch. Así lo llamaba el Gabo: Maestro. Según el siguiente relato testimonial del historiador dominicano Euclides Gutiérrez Féliz, el escritor y ex presidente Juan Bosch y el escritor Gabriel García Márquez cultivaron su gran amistad en Benidorm, España:

Estando el profesor Juan Bosch exiliado en Benidorm, España, década del 60, se presentó Gabriel García Márquez en la residencia donde permanecía Bosch y le tocó la puerta, abriéndole el propio ex presidente...: ¨Buenos días¨, dijo García Márquez. ¨Buenos días¨, respondió Bosch. ¨Cómo se siente maestro¨, agregó el premio Nobel de literatura. ¨ Muy bien, y usted por qué me dice maestro¨, dijo Juan Bosch. ¨Yo soy Gabriel García Márquez, su alumno, que me sentaba en primera fila, cuando usted dictó esa conferencia magistral que se llama ¨Apuntes sobre el Arte de Escribir Cuentos, en Caracas, 1959¨. Desde ese día se inició esa larga amistad del Gabo y del profesor Juan Bosch hasta el momento de sus muertes.

Pero el profesor Bosch también tuvo su maestro: Don Pedro Henríquez Ureña, escritor y filólogo dominicano de renombre Universal. Así denominó el profesor Bosch a don Pedro: Maestro. Don Juan Bosch envió una misiva a Don Pedro Henríquez Ureña, cuando éste residía en Argentina, pidiéndole consejos sobre el arte de escribir cuentos y novelas. Don Pedro le aconsejó sobre lo importante que era leer a los grandes narradores Universales como Dostoievski, Tolstoy, Maupassant, Cervantes, entre otros, y aprender de ellos y de sus estilos literarios.

O sea, que cada gran escritor e intelectual ha tenido su maestro reconocido. Por eso, el Gabo dedicó su libro El Otoño del Patriarca, ¨a mi maestro Juan Bosch¨. En cambio, Bosch, autor de La Mañosa, Camino Real, entre muchos, expresó, en cordial reciprocidad que la ¨La lengua de García Márquez no manifiesta un estilo personal; el estilo de García Márquez está en lo que dice, no en la manera de decirlo, y lo que él dice no puede ser descrito y no puede ser explicado¨.

A seguidas, El escritor y ex presidente Juan Bosch, en una carta dirigida a su entrañable amigo Gabo,  el 3 de Julio de 1972,  lo elogió de forma magistral: ¨...Pero después de haber escrito La Increíble Historia de la Cándida Eréndira y de su Abuela Desalmada¨, ¿qué hace usted, Gabriel García Márquez, viviendo entre los hombres comunes? De esa manera lo comparo con la perfección de Ninfa Calipso, ´´Reina que vivía en Agigio, lugar perfecto¨, sólo compatible con los dioses griegos, según ¨Ulises¨.

 Gabriel García Márquez '' El Gabo'', autor de Cien Años de Soledad, para mí, la novela hispana más importante escrita en este siglo, le llamó Maestro al escritor Don Juan Bosch, cuentista Universal; pero éste, a su vez, llamó maestro a Don Pedro Henríquez Ureña, uno de los grandes analistas de la lengua española y crítico literario. Esto explica la modestia de los grandes intelectuales de la humanidad.


12 de julio de 2016

MEMORABILIA GGM 851



T13
Santiago de Chile
7 de julio de 2

La historia de la tarántula
que homenajea a García Márquez
El arácnido fue descubierto recientemente cerca del pueblo
donde nació el escritor y premio Nobel colombiano.

AFP

La encontraron en la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia, y la estudian también en Uruguay: la tarántula "Kankuamo marquezi", recientemente descubierta, hizo un largo viaje desde la tierra del nobel Gabriel García Márquez hasta el sur del continente.

Su nombre honra a los indígenas kankuamos, que habitan en esa zona del Caribe colombiano y cuya cultura está amenazada, y al escritor y premio Nobel de Literatura colombiano, por la proximidad del lugar donde la araña fue encontrada con el pueblo natal de "Gabo", Aracataca.

Esta es la "Kankuamo marquezi". Foto AFP

Con la misma familiaridad con la que se refiere "al Gabo", el biólogo colombiano Carlos Perafán habla de este nuevo género de araña, que ahora saben endémica de su país y cuyo estudio recién comienza.

"Sabíamos que era un gran descubrimiento. Estábamos ante un género nuevo", afirma Perafán en diálogo con la AFP en el laboratorio de la estatal Facultad de Ciencias del Uruguay, en donde integra un equipo especializado en arácnidos.

Perafán es el coordinador del equipo que hizo el hallazgo, recientemente consignado en una publicación científica.

Tiene algunos ejemplares de "Kankuamo marquezi" a la mano. Son testigos que permitirán que otros científicos las estudien a futuro.

"Esta tarántula vive bajo rocas a 1.800 metros sobre el nivel del mar", explica.

Su característica principal está en su mecanismo de defensa y ataque, constituido por pelos urticantes largos, recubiertos de escamas, y con un ápice de penetración. Su morfología es particular y si bien generan urticaria al contacto con piel, no revisten peligro para el ser humano.

Las tarántulas "son de las arañas menos agresivas. Cuando se sienten amenazadas lo que hacen es huir", afirma Perafán.

El científico de 38 años, que reside en Uruguay hace siete, señala que el trabajo por descubrir más sobre estas arañas deberá permitirle a los científicos ir más allá del conocimiento de su morfología, que es lo que han estudiado con mayor profundidad hasta el momento, desde que hace dos años dos investigadores dieron con el animal.

"De esta (tarántula) específica conocemos aún muy poco", enfatiza. Como otras, se alimenta de artrópodos pequeños.

La hipótesis más interesante que tiene el equipo de investigadores se relaciona con su forma de defenderse.

"Los pelos (urticantes) se desprenden fácilmente", pero quedan insertos en sus enemigos, algo que, explica Perafán, es muy poco común.

Eso "nos hace pensar en que la forma en que transmiten a sus enemigos ese pelo, es a través de un contacto directo (...) y al contacto el pelo se va a soltar y penetrar", explica. De comprobarse esta hipótesis, estarían ante una característica diferencial.

"El siguiente paso es ver experimentalmente (en Colombia) cómo se comporta la araña y cómo se defiende", señala.

Perafán no esconde su satisfacción por el logro de su equipo cuando se le pregunta sobre el significado de un descubrimiento de este tipo. "Es muy importante, placentero, descubrir nuevas especies, nuevos géneros", sostiene. En particular en el caso de Colombia, "gran parte de su diversidad está por descubrirse", concluye.